• INSTITUTO INTERNACIONAL DE NEUROCIENCIAS APLICADAS
  • INGRESOS HOSPITALARIOS Y ATENCIÓN PSIQUIÁTRICA
  • CITAS +34.934.564.142
  • URGENCIAS
ESQUIZOFRENIA

La Esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más emblemáticos por la complejidad de sus manifestaciones. Se caracteriza fundamentalmente por una pérdida del contacto con la realidad, existiendo una disociación entre lo que uno cree y piensa y el mundo real. Todo ello comporta una ruptura en la unidad psíquica de la persona con un deterioro grave de la identidad y autonomía personales.

Afecta aproximadamente a un 1% de la población, no existen diferencias entre sexos y suele aparecer entre los 15 y los 30 años de edad. Tiene un orígen multicausal con factores de tipo genético y fisiológico (riesgo familiar incrementado, complicaciones en embarazo y parto), desequilibrios bioquímicos (dopamina, serotonina), alteraciones cerebrales estructurales (variaciones morfológicas) y estresores socioambientales diversos que intervienen sobre todo en las recaídas.

Clásicamente podemos diferenciar tres tipos de síntomas: positivos, negativos y cognitivos. Entre los positivos podemos destacar los delirios (creencias fijas y falsas que no son susceptibles de cambio a la luz de las pruebas en su contra), las alucinaciones (percepciones sensoriales que tienen lugar sin la presencia de un estímulo externo), el pensamiento (discurso) desorganizado y un comportamiento motor muy desorganizado o anómalo (incluida la catatonía). La sintomatología negativa se relaciona con la ausencia de signos de expresividad afectiva o emocional, presentan falta de motivación y energia, incapacidad para disfrutar de actividades previamente satisfactorias, aislamiento social, incapacidad para iniciar cualquier tipo de tarea o de finalizarla. Las manifestaciones cognitivas hacen referencia a la capacidad de concentración y aprendizaje en general.

Es una enfermedad de evolución crónica y cuyos síntomas mejoran y están controlados con el seguimiento cuidadoso de un tratamiento específico y multidisciplinar, fundamentalmente farmacológico que se acompañará de soporte y abordaje psicológico y una buena orientación social. En las recaídas suele existir la necesidad de ingresos hospitalarios para la reconducción de la enfermedad.